miércoles, 23 de noviembre de 2016

ACEBAL DE OMAÑA Y LA CAMPONA - 20-11-16


3ª TRAVESÍA “BOSQUE DE ACEBOS DE VILLANUEVA DE OMAÑA”

2ª ASCENSIÓN A “LA CAMPONA”

20-11-16                     (Domingo)

      Definitivamente la climatología se ha aliado en contra de nosotros en este otoño, y a “mala leche” además, teniendo en cuenta que los domingos que libramos hace bueno. Esta segunda ruta del mes la hemos hecho pasada por agua en su mayoría, y frío en la cumbre. Tras dos bajas de última hora, quedamos en cuatro los “valientes” a salir en esta jornada que ya se preveía gris y lluviosa. De aquí salimos José Luis, Álvaro y yo añadiéndose José Carlos en el punto de inicio de la ruta en Villanueva de Omaña.                         
Sobre las 8:30 horas llegó Álvaro a mi casa de donde partimos en busca de José Luis en Trobajo. Salimos por San Andrés y Villabalter a la carretera de Caboalles para circular por ella y meternos en la cerrada niebla antes de llegar a Camposagrado. En La Magdalena nos desviamos hacia Omaña parando en un bar de Canales a tomar un café unos minutos. De nuevo en marcha se nos unió la lluvia “a la fiesta” climatológica y con precaución avanzamos hacia nuestro destino por la serpenteante carretera.
A las 10:00 horas entramos en Villanueva de Omaña, 1159 m, aparcando a la vera de una vivienda cerca de una entrada cubierta que aprovechamos para prepararnos al resguardo de la intensa e insistente lluvia. José Carlos, que venía de Ponferrada, ya estaba allí desde hacia unos minutos.
Por las calles cementadas emprendimos la marcha a las 10:30 horas saliendo por un camino del valle del río Pequeño y paralelos a éste. Cruzamos una cancilla y seguimos caminando entre algunas pequeñas tapias de praderías a la izquierda y la ladera de la montaña por la derecha. En el camino encontramos mucha hoja caía de la arboleda que de momento era escasa. Así llegamos a unas instalaciones ganaderas en las que vimos algunas vacas. El camino pasa a su lado y enseguida llegamos a un puente sobre el río que nos pasó a la orilla contraria.
El bosque se fue haciendo más evidente mientras ganábamos altura con algunos repechos considerables. Las laderas estaban cubiertas por dicho bosque en el que el amarillo de las hojas predominaba. No tardamos en ver los primeros acebos que contrastaban con sus verdes hojas y los frutos rojos. En algunos puntos del camino se creaban verdaderas postales con la fusión de tanto colorido, a pesar del día gris que teníamos. Los helechos ya secos y marrones cubrían el suelo de muchos corros entre el bosque. 
Yo llevaba la cámara impermeable, cuya ventaja es la de no tener que preocuparse por si se moja, pero que como en todas las demás, las gotas de lluvia en la lente desenfoca y estropea las fotos, lo que me ha pasado en la mayoría. Hay que tener cuidado también cuando se limpia el cristal que la protege, ya que cualquier arenilla o broza la puede rayar. Pero bueno, mucho no puedo pedir en estas circunstancias.
A una altitud de 1430 metros, tras describir algunas curvas y cruzar el arroyo de nuevo, abandonamos el camino hacia una loma entre robles muy tupidos que había que ir sorteando siguiendo lo que parecían senderos. Poco más arriba, a 1507 metros, estaba el punto al que habíamos llegado en febrero del pasado año cuando hicimos una raquetada siguiendo el mismo trayecto que traíamos ahora. La idea era subir a la Campona también, pero con las raquetas era más agotador y allí desistimos emprendiendo el descenso tras comer en ese punto. Ahora seguimos hacia arriba sorteando el espeso robledal y siguiendo más o menos un track de GPS que subía a la cima. Fue en ese tramo donde José Carlos decidió abandonar al no ir a gusto con tanta lluvia y entre esa espesa vegetación. Eran las 12:30 horas.
Por fin salimos del bosque pero nos metimos entre escobas, aunque no se caminaba mal. A la vista teníamos el collado Los Acebos, por debajo de nosotros, y detrás la sierra de La Campona. Alcanzamos la parte alta de la loma divisoria entre valles, el de Omaña y el Valle Gordo a la altura del pueblo de Vegapujín, aunque no se veía desde allí. Estábamos a 1649 metros de altitud y llevábamos 5,700 Km. Eran las 13:20 h.
Cruzamos una alambrada y entramos en un ancho camino que recorría la cresta y bajaba hacia el collado al que llegamos en pocos minutos. Este paso tiene una altitud de 1620 metros y desde él comenzamos a remontar la loma hacia la cumbre de La Campona, aún distante 1,700 Km. Nos cruzamos con bastante ganado en esa parte alta siguiendo el camino que rodeaba por el Oeste las cimas rocosas anteriores a la principal. Mientras subíamos suavemente vimos como cesaba la lluvia e incluso abrían algunos claros. El viento sí se hizo más activo y se intensificó el frío. Cruzamos alguna cancilla más y no tardamos en divisar nuestro objetivo por delante. Las nieblas abrían y comenzamos a ver los valles cercanos y algunas cumbres. El ancho camino nos llevó directamente a la base de la cima de La Campona, a tan solo unos 10 metros por debajo de la misma. Entre matorral bajo alcanzamos ésta a las 14:15 horas tras 7,700 Km recorridos.
La Campona, cumbre a la que en enero de 2008 ascendí la primera vez, tiene 1800 metros de altitud y en ella hay un punto geodésico al que hay que encaramarse por un penacho de roca ahora bastante resbaladiza. No encontramos buzón alguno y entre una grieta de la base de este hito dejamos nuestra tarjeta. El frío era intenso debido al viento y a la humedad que teníamos en el cuerpo. Al Norte podíamos ver entre nieblas la sierra de La Cañada ascendida hace unas semanas por nosotros. Como digo, el intenso frío no recomendaba parar mucho tiempo y era imposible además sacar una foto de grupo allí mismo por lo inapropiado del terreno.
Escasa media hora después de llegar emprendimos el descenso, y aprovechando una estaca de la cerca de la parte baja como base, nos sacamos una foto con la cima detrás. Retrocedimos unos metros por el camino antes de desviarnos hacia otro que descendía por otra vaguada del valle que desemboca en Villanueva. En una campa por debajo vimos un corral circular con un refugio hacia el que nos dirigimos para ver si estaba abierto y en condiciones para comer en él. A las 15:15 horas llegamos al mismo encontrando una cabaña con bancos, una mesa y chimenea. Está a 1620 metros de altitud. 
Tras limpiar un poco los mismos nos dispusimos a comer. Yo tenía los pies helados y no me entraban en calor. Me cambié algo de ropa de la parte de arriba, aunque en días de estos tengo que llevar alguna prenda más en la mochila para ello además de la de repuesto en el coche. Tras mucho luchar conseguimos prender fuego. Fuera soplaba con fuerza el viento y eso impedía también el tiro de la chimenea.
Cerca de las 17:00 horas retomamos la marcha por el ancho camino que enseguida nos metió en un bonito robledal con ramaje amarillento por completo y algún serval cargado de frutos rojos. Poco a poco fuimos divisando con claridad la primera parte de la ruta por el valle, la loma y el collado de los Acebos. En el cielo se abrieron algunos claros por los que se coló el sol del atardecer iluminando las laderas y bosques. De nuevo encontramos ganado entre la arboleda y así nos fuimos situando encima de Villanueva, pueblo dividido en varios barrios separados unos de otros. Dejamos atrás un cerro con los restos de una base de antenas en desuso mientras serpenteábamos en una fuerte bajada hacia el pueblo.
Poco antes de entrar en él a las 18:10 horas comenzaron a escaparse gotas de lluvia de nuevo. Por diferentes calles que las de salida hicimos el último tramo hasta donde teníamos la furgoneta a la que llegamos cinco minutos después. El GPS daba estos datos: 725 metros de ascenso acumulado y 14,200 Km hechos.
Nos cambiamos bajo el soportal cercano y a las 18:40 horas emprendimos el regreso. Paramos en El Castillo unos minutos a tomar un refrigerio y hacer las cuentas de gasolina antes de retomar el viaje a León. A las 20:00 horas quedaba José Luis en Trobajo y poco después llegábamos Álvaro y yo a Armunia donde él tenía el coche.
Así de mojada trascurrió la que en principio fue la penúltima ruta del año del club Cumbres de León. Nos resta solo el Belén de Cumbres y la ya tradicional cena como actividad adicional.      
                                        
 MAPA ESQUEMA
ENLACE RUTA GPS:

TROBAJO DEL CAMINO
NIEBLA Y LLUVIA EN EL VIAJE

VILLANUEVA DE OMAÑA


PUENTE SOBRE EL RÍO PEQUEÑO

LA LLUVIA DESENFOCA LAS FOTOS
EN EL BOSQUE Y ACEBAL




IMPRESIONANTE CONTRASTE DE COLORES



ROBLEDAL 


COLLADO ACEBAL Y SIERRA DE LA CAMPONA

POR EL CAMINO CIMERO


LA CUMBRE A LA VISTA
EL PUNTO GEODÉSICO
SIERRA DE LA CAÑADA AL NORTE DESDE LA CAMPONA
VISTAS AL SUROESTE
BAJO LA CUMBRE
CAMPAS Y VAGUADAS HACIA VILLANUEVA
CORRAL Y REFUGIO


HACIENDO LUMBRE EN LA CHIMENEA. 




DESCENSO POR EL BOSQUE





GANADO ENTRE LA ARBOLEDA
VILLANUEVA DE OMAÑA


ANTIGUO POTRO DE HERRAR GANADO
FINAL DE RUTA YA ANOCHECIENDO