jueves, 17 de septiembre de 2015

CUETO DE BOÑAR 13-09-15


3ª ASCENSIÓN AL “CUETO” (Boñar)

13-09-15                  (Domingo)

La mala climatología de este fin de semana nos obligó a cambiar los planes previstos que consistían en la ascensión al Tapinón, en Tuiza, una cumbre de considerable esfuerzo y buenas vistas a la que no merecía la pena subir con dicho panorama. Al final elegimos el pico Cueto, otra cumbre de las más sencillas que podemos encontrar cerca de León con camino hasta su cima. La previsión acertó al cien por cien y tuvimos lluvia y niebla durante toda la jornada.
Solo dos participantes nos animamos este día, Álvaro y yo. Pasé a recogerle en Villaobispo poco después de las 8:30 horas y por la nacional nos dirigimos hacia Boñar, punto de partida de la ruta. Media hora después aparcamos en dicha localidad y tomamos un café en unos de los bares cercanos. El termómetro marcaba 12º C. A continuación nos hemos acercado a la zona del Soto, 967 m, donde comienza la ruta circular que han señalizado como PRC-LE 55. La lluvia fina ya se había hecho presente y hubo que ponerse chubasquero. La cumbre que habíamos visto desde la carretera ya estaba oculta tras las nieblas que tapaban la mitad alta de la sierra. Un par de indicadores marcaban los dos sentidos opcionales para hacerla, por El Chivero y otro que al final ni vi ni fotografié y que fue el de vuelta.
A las 9:55 horas comenzamos a andar por un ancho camino hacia el Nordeste dejando a un lado las instalaciones del campamento de Ensidesa. En este tramo encontramos varias zarzamoras de las que comimos los frutos maduros. Tras unos metros recorridos llegó por detrás un todoterreno militar que paró a nuestro lado. Nos comentó que nos seguían unos 200 militares de La Virgen del Camino haciendo una ruta en la zona.
Continuamos nosotros y pasamos al lado de una explana llena de cantos y piedras tras la cual cambiamos el rumbo a Norte. Fue allí donde vimos un rebeco o corzo correr por una pradera cercana. Comenzamos a subir hacia el pinar cercano dejando un desvío a la izquierda y entrando poco después en la arboleda. Echando la vista atrás distinguimos la formación militar que serpenteaba por el mismo camino detrás de nosotros y cerrada por dos todoterrenos que tomaron el desvío que habíamos visto poco antes. Mientras, nosotros seguíamos subiendo en dirección contraria entre pinos y robles desde los que tuvimos una amplia vista de todo Boñar. También vimos Cerecedo y la cumbre de El Sillar, del que no logramos recordar el nombre en ese momento.
Habiendo recorrido unos 2,500 Km, cambiamos de rumbo para encaminarnos más directamente a la situación de la cima. Un corredor nos dejó detrás poco después de este giro y enseguida nos internamos en la niebla. Desde el comienzo íbamos viendo varias señales en forma de pintura o cintas que supusimos eran para los militares que también cerraban los caminos laterales que íbamos dejando atrás. En las márgenes del camino encontramos numerosos helechos e infinidad de diminutos pinos que crecían de las piñas caídas de los más altos. En los ramajes se veían muchas telarañas que destacaban con las pequeñas gotas de lluvia sobre ellas y en varios lugares pinos caídos en el bosque.
Ya bastante arriba salimos del bosque a una zona donde encontramos algo de roca y durante un tramo el camino transcurría por el valle de Oville, pueblo que no llegamos a ver por la niebla. Enseguida volvimos a cambiar de vertiente para meternos en el pinar ya bajo la misma falda de la cumbre. Allí el camino estaba menos trotado y a su vera vimos un curioso pino cuyo tronco se dividía en otros tres verticales poco por encima del suelo. A las 12:48 horas llegamos a un pequeño refugio medio en ruinas en el punto donde se abandonaba el ancho camino para subir por sendero hacia la cumbre. Estábamos a 1548 metros.  
Nos restaban poco más de 50 metros a la cima aún invisible desde allí. Por el pendiente sendero emprendimos el último tramo de la ascensión mientras comenzábamos a escuchas voces por encima. Pronto descubrimos que se trataba del grupo de militares los que estaban en esta cima del Cueto a la que llegamos nosotros cuando eran las 13:05 horas.
En ella hay dos edificaciones, un refugio de montaña que yo ya había visto en las dos anteriores ascensiones que he hecho, y una nueva torre de vigilancia forestal en la que había un joven guarda con el que luego charlamos un poco. También conversamos con algunos de los militares que acababan de llegar poco antes que nosotros y que ya preparaban el descenso. Yo no sabía que hasta allí llegaba un camino y me sorprendió ver un todoterreno al llegar. La segunda y última vez que lo subí fue en el Belén de Cumbres del 2001 cuando hicimos una parrillada al lado de la caseta vieja, la otra aún no estaba.    
Tras la marcha del numeroso grupo entramos en el refugio para comer cómodamente mientras fuera se acentuaba la borrasca como las previsiones habían anunciado para el mediodía. Además de la lluvia, el viento y la bajada de temperaturas se hicieron más evidentes desde esa hora.
Este refugio está apostado sobre unas rocas que se aprovecharon como una de las paredes del mismo. En él hay una hornilla y un banco en el que me senté mientras Álvaro lo hacía en una piedra a modo de silla. Comprobamos como por una de las esquinas se formaba una gotera que corría por la uralita para caer en la parte baja. Hasta allí llevábamos 8 Km y estábamos a 1610 metros de altitud. Dejamos nuestra tarjeta en un bote dentro del refugio y nos sacamos una foto fuera antes de emprender el descenso por la parte contraria sobre las 15:10 horas.  
Por un ancho camino medio cementado a tramos fuimos perdiendo altura hasta llegar a un collado donde se unía el camino que habíamos dejado en el refugio de abajo. La lluvia seguía arreciendo en esos momentos cuando nos metimos de nuevo entre pinares, éstos con árboles de menor altura. El camino parecía más reciente en este primer tramo y en algunos puntos iba paralelo a lo que parecía un cortafuegos que más adelante se bifurcaba hacia la parte alta.
Tras un rato de descenso llegamos a un cruce de cuatro ramales donde la ruta giraba totalmente para descender por otra pista un poco más cerrada y entre más arboleda. La niebla seguía cerrada y apenas se veía en unos metros. Las escobas escoltaban este trazado en el que vimos taludes con las marcas dejadas por la maquinaria que lo había abierto.
Después de 6,000 kilómetros de bajada, la ruta dio otro busco giro para meterse a la estrecha vaguada del arroyo del Cueto. Paralelos a este cauce que cruzamos en algunas ocasiones fuimos bajando entre helechales y altos pinos mientras la lluvia seguía incesante. Poco a poco fue abriéndose el valle y comenzamos a encontrar praderías cercadas, en las que vimos un rebaño de ovejas. También nos topamos de nuevo numerosos zarzales en los que paramos a recolectar moras. La lluvia fue cesando e incluso comenzaron a abrirse claros azules en el cielo, tal y como también habían pronosticado. Ahora que terminábamos la ruta mejoraba el tiempo.
En un par de fincas vimos algunas caravanas aparcadas ya cerca del final de la ruta. Con la furgoneta ya a la vista atajamos la última curva del camino y por ello tampoco conseguí ver el indicador con el nombre de la zona de regreso. A las 17:50 horas cerramos el circulo en el punto de partida tras 16,500 Km recorridos y un desnivel acumulado de 665 metros. Ahora veíamos la cumbre que se despejaba a ratos entre la niebla que corría llevada por el viento y los claros iban ganando terreno a la nubes.
Nos cambiamos allí mismo y entramos hacia el centro donde paramos a tomar un refrigerio en el mismo bar de la mañana. Un termómetro marcaba 15º C cuando emprendimos el regreso a las 19:00 horas. Las nubes cubrían toda la zona Norte mientras al sur se veía bastantes claros. Algo más de media hora nos llevó el trayecto hasta Villaobispo donde dejé a Álvaro. Minutos más tarde llegaba yo a Armunia finalizando esta jornada mojada de montaña.         

 MAPA ESQUEMA

ENLACE RUTA GPS:

ARMUNIA
LA CUMBRE POR LA MAÑANA DESDE LA CARRETERA
LA CIMA YA CERRADA DESDE BOÑAR
COMIENZO DE LA RUTA
CORZO EN UNA PRADERA

MILITARES DE MANIOBRAS

PANORÁMICA DE BOÑAR
CERECEDO Y PICO EL SILLAR



ENTRANDO EN LA NIEBLA
CURIOSAS TELARAÑAS EN LAS RAMAS

EN EL PINAR


PRIMERAS ROCAS



PINO "TRIPLE"
REFUGIO EN LA PARTE BAJA DE LA CIMA
LLEGANDO A LA CUMBRE
"NUEVA" CASETA FORESTAL Y REFUGIO ANTIGUO
REFUGIO

DESCENSO CON LA LLUVIA ARRECIANTE






VAGUADA DEL ARROYO DEL CUETO


CON BOÑAR A LA VISTA

RECOLECTANDO MORAS



FINAL DE LA RUTA
EL CUETO DESPEJADO DESDE ABAJO (A MALA LECHE...)