lunes, 15 de diciembre de 2014

BELÉN DE CUMBRES "PEÑA MORQUERA" 07-12-14



2ª ASCENSIÓN A LA “PEÑA MORQUERA”. (Valdepiélago). (Belén de Cumbres).

07-12-14        (Domingo)


Un año más damos por finalizado el año montañero con la colocación del Belén de Cumbres, tradición que muchos clubes de montaña mantenemos próximos a estas fechas festivas.
Nosotros solemos elegir siempre una sencilla cumbre a la que todos los que participen puedan acceder sin complicaciones, salvo como alguna vez sucede, las circunstancias climatológicas lo impidan. En esta ocasión lo hemos puesto en la cima de Peña Morquera, una pequeña cumbre cercana a La Vecilla y de fácil acceso a la que hace unos años ya había subido yo.
A las 9:00 horas nos reunimos en Guzmán parte de los participantes: Álvaro, Gabriela y yo. En mi furgoneta salimos por la carretera del Torío hasta llegar a Robles de la Valcueva. Allí nos esperaba Toño junto con Alejandro, de 9 años, el sobrino de Cristina, su pareja. En los dos coches continuamos hacia Valdepiélago, 1030 m, donde llegamos sobre las 10:00 horas. Pasado el pueblo aparcamos cerca de la báscula de camiones y nos preparamos para la ruta. El cielo se mantenía con nubes y claros y hacía mucho frío. Las cumbres más altas estaban cubiertas por la nieve que el día antes había caído.
A las 10:15 horas emprendíamos la marcha por la carretera hacia el Norte durante unos pocos metros. Nada más pasar la señal con el nombre del pueblo nos desviamos hacia el Oeste por un camino ancho que comenzaba a subir entre los prados muy cerca de una casa solitaria. Nunca había subido la peña desde este lado y llevaba la ruta metida en el GPS, aunque un despiste que tuvimos nos costó un pequeño rodeo más adelante.
El camino cambió a Norte más arriba y ascendía paralelo a una línea eléctrica. Pues bien, como le veíamos muy marcado no miré el GPS hasta más adelante cuando comprobé que nos habíamos desviado de la ruta a seguir. De momento no había dificultad alguna y teníamos la peña de frente. Fue más tarde al entrar en un robledal cuando nos encontramos con los obstáculos. Atravesamos bien una zona rocosa antes de meternos en dicho bosque donde las ramas nos relentizaban el paso. Entonces vi que nos habíamos separado mucho de la ruta del GPS.
Optamos entonces por ir a su encuentro para lo cual tuvimos que perder unos metros entre dicha arboleda y cruzar una cinta de pastor eléctrico antes de llegar a un arroyo. Lo saltamos fácilmente y subimos un empinado tramo que nos llevó al sendero de la ruta que teníamos que seguir ya fuera del bosque.
Entre escobas y robles de baja altura subía dicho sendero de fuerte inclinación que fue cambiando de rumbo hacia el Norte donde veíamos la collada a la que teníamos que llegar. Echando la vista atrás contemplamos buena parte del valle del Curueño con varios pueblos emplazados en él. Sin desviarnos ahora del recorrido, que seguía fielmente el sendero que llevábamos, ganamos altura rápidamente cambiando de nuevo la dirección algo más arriba. En algunos tramos la maleza casi se comía la senda, aunque se podía distinguir sin problema alguno.
Dejamos atrás el matorral alto y en pocos minutos alcanzamos la collada sin nombre a las 11:45 horas. En este collado hace 11 años se colocó una placa en memoria de Fernando Algorri, el que fuera presidente de la Delegación de Montaña de León. Fue en una ruta desde Aviados en la que también participé. En la collada hay varias formaciones rocosas y me desvié para buscar en cual de ellas estaba no tardando en dar con ella.
En la misma puede leerse junto al escudo de la Delegación.: “Los Montañeros Leoneses en recuerdo de Fernando Algorri Rodríguez. Desde este hermoso lugar para un gran montañero. León a 23 de noviembre de 2003.”
Este collado se encuentra a 1330 metros de altitud y desde él puede verse la cumbre de Valdorria con el pueblo homónimo en su falda Suroeste. Justo debajo, al Norte, transcurre el arroyo Valdecesar que se interna en el conocido Bosque de las Hadas y que desemboca en el Curueño tras precipitarse en la cascada de la cueva cercana a la carretera. Al fondo de la “V” de dicho valle podía verse el Cueto Aucino o Huevo del Nocedo en el que hace unos años colocamos también un belén.
Me entretuve un poco viendo todo ello y los compañeros me esperaban a la vera del primero de los cuatro o cinco picachos que hay de pasar antes de llegar a la cima de la Peña Morquera. Estas pequeña cimas se van sorteando por el sendero que las rodea trazando vaivenes de subidas y bajadas constantes de pocos metros. Ahora ya veíamos también Peña Galicia al Oeste y en su cumbre distinguimos un grupo de montañeros.
Eran las 12:30 horas cuando alcanzamos una de las dos cumbres principales de Peña Morquera con sus 1425 metros de altura. La vista era amplia en redondo pudiéndose contar numerosos pueblos del valle del Curueño. Al Este se elevaban poco más altas que nosotros las cumbres del Prado Llano y el Cueto de Boñar, en los que también hemos colocado el Belén de Cumbres en alguna ocasión. Justo debajo y al Sudeste veíamos los dos coches aparcados cerca de la báscula.
En la cima nos sacamos unas fotos y descendimos unos metros a un pequeño collado entre las dos cumbres al resguardo de la fría brisa que corría del Norte. Entre unas rocas colocamos el Belén y lo que llevábamos para celebrar este evento para sacar la foto “oficial” del mismo. A la abrigada de dichas rocas nos pusimos a comer disfrutando de este día tan bueno que no nos esperábamos. Como postre teníamos los turrones y polvorones acompañados de la sidra y cava para brindar por otro año más disfrutando esos momentos montañeros. No pudo faltar también la parte musical con el canto de villancicos ayudados por la “chuleta” que teníamos para desentonar un poco menos a ser posible. Los gorros y panderetas dieron otro toque navideño al momento.
Tres horas estuvimos allí disfrutando de todo ello antes de emprender el descenso. La brisa ya era más fría y el cuerpo lo notaba. Siguiendo el mismo sendero rodeamos las cumbres siguientes hasta llegar a la collada por la que vimos pasar una pareja poco antes. El sol nos daba ahora de frente y molestaba un poco, aunque su calor se agradecía. Pasamos al lado de la roca donde está la placa de Algorri y ahora vimos un belén colocado a su vera.
Cogimos otro sendero de bajada más a la derecha del valle y con menos pendiente que según el mapa iba hacia La Mata de La Bérbula. Por él perdimos bastante altura hasta que optamos por abandonarlo para no desviarnos mucho de la vaguada que nos llevaba a los coches. Para ello nos metimos un tramo campo a través antes de enlazar con la ruta de subida. La maleza era baja allí y no supuso gran dificultad.
Ya en el sendero bueno no cometimos el error de abandonarlo como anteriormente y tras pasar un tramo de bosque salimos a una tierra arada que habíamos visto en la subida algo por debajo. El camino apenas era perceptible allí aunque en el GPS venía bien definido. Quiero aclarar que no había pérdida alguna en ningún momento, pero siempre es mejor seguir lo marcado para no meterse entre la maleza o lugares sin salida innecesariamente.
Siguiendo dicha ruta llegamos al arroyo y lo cruzamos antes de subir de nuevo unos pocos metros por la margen contraria y pasar bajo la cinta de pastor eléctrico una vez más. No tardando salimos al ancho camino en el punto donde por la mañana teníamos que haber girado. Nos restaban escasos 200 metros para salir a la carretera y otros 60 para llegar a los coches.
A las 17:05 horas terminábamos la ruta en ellos tras unos 7 Km. recorridos y un desnivel acumulado de 514 metros. Nos cambiamos tranquilamente y emprendimos el viaje de regreso. En Robles nos desviamos hacia Naredo de Fenar en cuyo bar hemos estado un buen rato. Hasta allí se acercó Cristina, cuya hermana regenta dicho bar, y charlamos un rato. Eran ya las 19:30 horas cuando nos pusimos en marcha hacia León. Sin novedades hicimos el trayecto hasta la capital donde llegamos a las 20:10 horas. Aquí he dejado a Álvaro y a Gabriela antes de terminar el viaje en casa poco después.
Con esta ruta terminamos oficialmente las salidas de montañismo del club por este año. El viernes pasado tuvimos la Cena Tradicional también de estas fechas que junto con el Belén cierran las actividades anuales del club.
               

MAPA ESQUEMA

MAPA Y ENLACE GPS:


VALDEPIÉLAGO


EN EL BOSQUE



CAMINO DE LA CUMBRE
EN EL COLLADO
VALDORRIA PICO Y PUEBLO



VALDORRIA Y CUETO AUCINO
NOCEDO DE CURUEÑO

PEÑA GALICIA

EL BELÉN

ENTONANDO VILLANCICOS


BAJANDO A LA COLLADA
VALLE DEL CURUEÑO


LLEGANDO A VALDEPIÉLAGO



CENA "CUMBRES DE LEÓN" 05-12-14

TRADICIONAL CENA DEL CLUB DE MONTAÑA "CUMBRES DE LEÓN" CELEBRADA EN EL RESTAURANTE DEL HOTEL "PARIS" EL DÍA 5 DE DICIEMBRE DE 2014. 


FOTO DE GRUPO




LOS  MÁS OSADOS QUE QUEDARON HASTA EL FINAL DE LA FIESTA
¡VIVA LA JUVENTUD!



domingo, 14 de diciembre de 2014

PONTEDO - HAYEDO DE CANSECO 23-11-14



 
2ª TRAVESÍA “HAYEDO DE CANSECO”

23-11-14     (Domingo)

Tras tres meses sin poder salir por una tendinitis del hombro derecho, he retomado las salidas de montaña. Aunque la climatología se preveía mala, y así fue, no dudamos en realizar esta bonita ruta por el hayedo de Canseco, que ya encontramos demasiado avanzado como para disfrutar planamente del colorido del mismo.
Hace casi dos años que la realizamos, aunque ahora decidimos comenzarla en Pontedo en vez de en el mismo Canseco.
A las 8:30 horas salimos de León los tres participantes: Álvaro, Alex y yo. En mi furgoneta emprendimos el viaje mientras se escapaban gotas de lluvia que fueron aumentando según avanzábamos. Por el valle del Torío dejamos atrás Vegacervera y las hoces del mismo nombre hasta llegar a Cármenes a las 9:30 horas. En uno de los bares de este pueblo paramos a tomar un café y nos equipamos para la ruta.
Media hora más tarde la comenzábamos en Pontedo, 1184 m, tras aparcar la furgoneta al lado de la carretera principal. Nos metimos por un camino carretero hacia la derecha del valle al lado del cual vimos una rústica fuente de piedra antes de llegar al puente sobre el río que atravesamos. De esa forma nos metimos en la falda norte del macizo del pico Bodón de Cármenes que poco a poco fue ganando altura paralelos al río y a la carretera que sube a Canseco. La lluvia seguía cayendo y hacía necesarios los ponchos y cazadoras. Echando la vista atrás contemplamos una amplia panorámica de Pontedo con algunas cumbres semiocultas en la niebla de fondo.
El camino fue trazando las curvas de las vaguadas del valle principal y atravesamos algunos reductos de hayedos. En las laderas se podía evidenciar como la masa forestal se encontraba sin apenas hojas y las que quedaban tenían el color marronaceo del avanzado estado otoñal. No tardamos en divisar el valle que subía desde la carretera por el que transcurre el camino de la ruta que viene de Canseco y que en aquella ocasión hicimos. Desde aquel punto, y ya por senda, descendimos muy suavemente y pocos metros hasta llegar al Arroyo del Monte Bodón. Eran las 11:20 horas.
Nos situamos a su orilla y comenzamos a remontar la pendiente que poco a poco fue inclinándose. Ya metidos en el medio del hayedo confirmamos el estado avanzado de deshoje que tenía. Por senderos cubiertos de hojarasca subimos entre los árboles siguiendo un arroyo que resultó no ser el principal. Gracias al GPS con la ruta marcada nos dimos cuenta que nos habíamos desviado del correcto hacia otro lateral, por lo que tuvimos que rectificar el rumbo. En medio del manto marrón destacaban las rocas y troncos cubiertos por el verde musgo.
Enlazamos luego con el ancho camino que venía de la ruta desde Canseco y por él fuimos ganando altura dejando atrás enormes rocas a su vera. Volvía a arreciar de nuevo cuando salimos del bosque ya con la collada a la vista. Por la izquierda, al Norte, comenzaba una vaguada por la que se podía atajar a Canseco y por la que transcurría una ruta que también llevaba en el GPS. Nosotros seguimos subiendo hasta alcanzar la collada sin nombre emplazada al sur de la cumbre denominada La Majada. La altitud allí era de 1567 m. Eran las 12:30 horas.
La niebla cubría todas las cimas de altitud poco más elevada de la que estábamos. Solo nos detuvimos a sacarnos una foto en aquel punto, el más alto de la ruta, antes de meternos hacia el valle contiguo, el del arroyo Faronlla, y no Farallón como en la descripción de la ruta anterior anoté. Un sendero nos metió en dicho valle bajando hasta llegar al mismo arroyo. En esta ocasión sí pudimos ver claramente el sendero paralelo al mismo, al contrario que la vez anterior cuando la nieve lo cubría todo y nos hizo entrar entre las grandes escobas que nos llegó a desesperar por la dificultad de avance y la estrechez del cañón posterior.
Ahora no tuvimos mayor dificultad que la de tener que saltar el arroyo en varias ocasiones, aunque fácilmente usando las piedras que había en medio del mismo. Tras un tramo entre escobas, nos metimos en el pequeño desfiladero donde la roca abundaba y con la que también había que tener un poco de precaución al estar mojada. No tardamos en ver el camino del fondo del valle que pasa de Canseco a Redilluera por el que vimos pasar un ciclista. Hacia él nos dirigimos y nos incorporamos tras atravesar un puente sobre el arroyo Cascaro. Desde ese punto nos restaban 1,500 Km hasta el pueblo. Eran las 13:41 horas y la altitud era de 1278 metros.
Por el embarrado firme nos encaminamos hacia Canseco pasando al lado de unas formaciones rocosas a la vera del camino paralelo también a arroyo. En 20 minutos entramos en el barrio alto del pueblo, Palomera, dirigiéndonos hacia la iglesia para comer en su pórtico. Encontramos dicho edificio rodeado por una valla y cerrada, por lo que decidimos seguir hacia el pueblo principal. Pocos minutos más tarde entrábamos en Canseco, 1247 metros, y bajo un ancho alerón de una vivienda deshabitada nos acomodamos para comer.
La lluvia seguía cayendo cuando nos pusimos de nuevo en marcha a las 14:50 horas. Nos quedaban 3,700 Km, hasta Pontedo por la carretera. Entre ésta y el río vimos algunos caballos pastando en los prados. Más adelante el valle se estrechaba entre grandes moles de roca y el río se encajonaba en ellas. Dejamos atrás el puente por el que se entra a la vaguada que más arriba enlaza con la senda de la mañana cerca del bosque. Encontramos algún puente más en este tramo.
En la parte derecha, muy cerca de la carretera, encontramos la Fuente de las Ánimas, un pequeño caño y pilón de piedra camuflado en el terreno. En las laderas situadas entre la carretera y la ruta de ida vimos numerosos tubos plásticos usados para proteger las nuevas plantaciones de árboles. Al fondo veíamos el camino que habíamos seguido. Las nieblas ocultaban todas las cumbres. Desde Canseco nos acompañaba un perro negro que intentábamos espantar sin éxito.
A las 15:48 horas entrábamos en Pontedo y en pocos minutos terminábamos la ruta de 13,700 Km al lado de la furgoneta. Allí mismo nos cambiamos, aprovechando una pequeña tregua de la lluvia, y nos pusimos en marcha hacia Cármenes. En esta localidad paramos de nuevo a tomar un refrigerio en uno de los bares. Estuvimos un rato en él y poco antes de las cinco emprendimos el viaje de regreso.
En aproximadamente una hora llegamos a León donde terminamos esta jornada montañera que me sirvió para retomar las actividades tras la larga convalecencia.

MAPA ESQUEMA
MAPA Y ENLACE TRACK: 


PONTEDO









COLLADO

VALLE DE FARONLLA





CANSECO
HACIA PONTEDO
PONTEDO

DATOS GPS
CARMENES